Artículos (I) La Segunda Guerra Mundial, Motorola o el porqué de los teléfonos móviles
Artigos que foron creados en castelán con intención de obtar a algún posto de redactor nalgún blog e que non chegaron a bo porto.

En muchas ocasiones importantes lo interesante no es recordar la fecha en la que un invento vió la luz o el día en que salió a la venta, sino el contexto en el que esta idea surgió y se fraguó, para nosotros ese momento es la Segunda Guerra Mundial.

Fué por entonces, entre el 1939 y el 1945, cuando surgió la necesidad de una comunicación a distancia sin que esta estuviera ligada a ningún tipo de cable. El primer intento en este terreno vino de la mano de Motorola que creó un equipo llamado Handie Talkie H12-16 que funcionaba a través de las ondas de radio que por aquel entonces no superaban los 600 kHz de fecuencia. Como os podeis imaginar una vez acabó la guerra los grandes magnates empezaron a preguntar por una adaptación para civiles del Handie Talkie razón que llevó al desarrollo de los mismo al final de los años 40. Esta generación, acuñada por algunos como la 0G, estaba formada por radio-teléfonos que en un primer momento funcionaron sobre la modulación en amplitud, conocida como AM, y que finalmente se pasaron a la modulación en frecuencia(FM) debido a la mayor calidad que proveían y a una mayor resistencia a las interferencias. Estos radio-teléfonos funcionaban conectados a la red de telefonía fija con sus propios números, eran, para que lo podais entender mejor, como el servicio de teletaxi actual, una parte a través de radio frecuencia y la otra a través de la línea telefónica. De nuevo fue Motorola en alianza con Bell los que operaron el primer serivicio de telefonía móvil comercial en los Estados Unidos que se mantuvo en funcionamiento desde 1946 hasta 1985 gracias a actualizaciónes constantes de la misma. Estos móviles eran normalmente montados en coches o furgonetas debido a su gran tamaño, pues aunque existían versiones de bolsillo, estos solo estaban al alcance de las esferas más altas de la sociedad, de por si un móvil era un objeto de lujo solo disponible para constructores, agentes inmobiliarios y grandes celebridades. En 1981 Ericsson dió el siguiente paso en la carrera por la mejora de las comunicaciones móviles con el sistema NMT 450 (Nordic Mobile Telephony 450 MHz), lo que supondría el inicio de la primera generación (1G), este sistema seguiría funcionando sobre canales de radio analógicos FM de en torno a los 450 Mhz y es considerado el primer sistema del mundo de telefonía móvil tal y como la entendemos en la actualidad. Cinco años más tarde de que la NMT 450 viera la luz Ericsson actualizó el protocolo llevándolo hasta los 900 MHz dando como resultado la NMT 900, prácticamente igual que la 450 con la salvedad de la frecuencia, hecho que posibilitó dar servicio a un mayor número de usuarios y reducir el tamaño de los terminales.

La NMT fué el primero de los estándares pero no fué el único, junto a él coexistieron el AMPS usado en los Estados Unidos, el C-450 en Alemania Oriental, Portugal y el Sur de África, Radiocom 2000 en Francia y RTMI en Italia mientras en Japón se implementaron múltiples sistemas desarrollados por NTT. Por nuestra parte en España se utilizó el estándar TACS (Total Access Communications System) al igual que en Reino Unido, en nuestro caso bajo la denominación MoviLine y estuvo en servicio hasta 2003.

Con la llegada del primer sistema móvil del mundo también vió la luz el considerado primer teléfono móvil del mundo, el Motorola DynaTAC. Seguro que ya lo habeis visto en muchas fotos cuando se habla de la historía de la telefonía móvil pues este es sin duda un referente. El Dynatac 8000x fue diseñado por Motorola en 1983, en concreto por Rudy Krolopp, pesaba 800 gramos y en su fecha de salida costaba 3.995 dólares, ríete tu de los móviles de alta gama actuales, y su batería tenía una autonomía de una hora de duración en llamada. Unos años más tarde se habían vendido nada menos que 300.000 unidades del mismo.

Hasta el momento tanto la 0G como la 1G trabajaban sobre protocolos analógicos, la llegada de la 2G en 1990 supone un gran salto en este aspecto pasando a trabajar sobre protocolos digitales. Este cambio es toda una revolución ya que además de permitir más enlaces simultáneos en un mismo ancho de banda permitía integrar otros servicios, anteriormente independientes, como son los sms, una mayor capacidad de envío desde dispositivos como el fax o el módem, mejoraba la calidad del sonido, aumentaba el nivel de seguridad de las comunicaciones y facilitaba en mayor medida la fabricación de terminales.

Con la llegada de la segunda generación también llegan los conocidos estándares actuales como son el GSM (Global System for Mobile Communications) Europeo o CDMA Estado Unidense y Asiático, y otros incluso se adaptaron de la anterior generación, como es el caso del protocolo AMPS que da lugar al D-AMPS (Digital Advanced Mobile Phone System) en los Estados Unidos.

En Europa las frecuencias utilizadas por el GSM eran de 900 y 1800 MHz que proveían de un servicio de voz o datos a 9.6 Kbit/s algo que supuso una pronta absolescencia del sistema forzado por la necesidad de unas velocidades de transmisión mayores, es por esto que se empieza a investigar en lo que sería la tecera generación, algo que tardaría más de lo esperado en llegar y que daría lugar a una generación puente que se suele acuñar 2.5G.

Esta generación puente viene marcada por dos tipos de tecnologías, o más bien una y su evolución; la GPRS (General Packet Radio Service) desarrollada en los ochenta no llega a entrar en funcionamiento hasta la mitad de la década de los noventa, esta tecnología permite velocidades de datos desde 56 kbit/s hasta 114 kbit/s, muy superiores a las de la red GSM. Como una mejora de la GPRS vió la luz la EDGE, también conocida como EGPRS que permite velocidades de datos de hasta 384 kbit/s.

Actualmente en España disponemos de conexiones UMTS, o lo que es lo mismo, de tercera generación, que como ya sabreis conviven con las segunda. Esta generación surge como respuesta a la necesidad de una mayor transmisión de datos enfocados a las videollamadas, la televisión y la descarga de archivos. Seguro que todos recordais el boom de los teléfonos con cámara frontal vivido en los años 2005 y 2006 motivados por la llegada de estas tecnologías. Las conexiones UMTS (Universal Mobile Telecommunications System) se caracterizan por velocidades comprendidas entre los 144 kbit/s hasta 7.2 Mbit/s, una mayor seguridad respecto la GSM y una mejora en la calidad en prácticamente todos los aspectos. Como el gran punto negativo de la misma, y en parte motivo de que coexista con la segunda generación es la cobertura, ya no solo porque esta aún no ha llegado a todo el territorio nacional, sino también por la limitación natural de la misma.

Pero esta no es la única conexión de la que disponemos ya que de forma muy similar a lo que sucedió con la segunda generación con la tercera también se dieron a conocer tecnologías que supondrían un paso más dentro de la presente etapa antes de llegar a la cuarta, así las tecnologías HSDPA, HSUPA y la HSPA+ suponen pequeños avances. La tecnología HSDPA (High Speed Downlink Packet Access), también denominada 3.5G o 3G+, es la optimización de la tecnología espectral UMTS/WCDMA, es decir, una mejora de la capacidad máxima de transferencia sin modificar la tecnología, lo que nos permite velocidades de bajada de hasta 14,1 Mbps, en el caso de la HSUPA (High-Speed Uplink Packet Access) lo que mejora como podeis deducir por el nombre son las velocidades de subida que alcanzan los 7,2 Mbps. Finalmente la HSPA+, evolución de las dos anteriores, provee de conexiones de hasta 84 Mbps de bajada y 22 Mbps de subida gracias a una nueva tecnología multi-antena conocida como MIMO (Multiple-Input Multiple-Output) aunque en la realidad estas cifras son difícilmente alcanzables.

Lo que por el momento no encontrareis por aquí es la llamada cuarta generación y no sabemos con certeza cuando llegará. Lo cierto es que el mundo 4G es un mundo turbio por el momento donde tecnologías como la LTE, que en un principio no deberían encontrarse dentro de esta al tratarse de una evolución de la tecnología 3G, han encontrado su hueco bajo este gran paraguas donde todo el mundo quiere estar. La tecnología LTE (Long Term Evolution) podrá alcanzar cuando llegue velocidades de bajada de hasta 326 Mbps y de subida de hasta 86,4 Mbps mientras que la 4G deberías superar sin problemas el Gbps de bajada.